Maximice el rendimiento de las redes 802.11 al reducir la cobertura.

Las redes 3D-P crean áreas de cobertura individuales (o zonas de cobertura) para cada punto de acceso (AP). Minimizamos las zonas superpuestas utilizando terreno, baja ganancia, antenas direccionales y configuraciones de baja potencia. Encontramos que este enfoque garantiza el mejor rendimiento de una red basada en 802.11 porque garantiza una huella RF minimizada en cada zona de cobertura y también ayuda a gestionar la congestión en el medio inalámbrico.

Para crear estas pequeñas zonas RF, los AP se montan a baja altura, muy cerca del área de cobertura prevista, y se utilizan antenas de baja ganancia en la flota móvil. El diseño general de la red se compone de muchas zonas RF pequeñas diseñadas con el objetivo de mantener RF local y permitir maximizar el rendimiento del protocolo 802.11.

Si necesita ayuda con el diseño de su red inalámbrica, contáctenos.