Hacer coincidir la tecnología de backhaul y distribución con las necesidades de su negocio.

Llevar su red de la oficina a áreas clave de acceso en campo es el trabajo de una red backhaul. La red backhaul a menudo consta de fibra óptica, pero también puede incluir tecnologías inalámbricas punto a punto (PTP). Estos enlaces PTP proporcionan el máximo ancho de banda y tiempo de actividad, junto con una latencia y variaciones mínimas. Realmente pueden considerarse extensiones de la red de su oficina.

Mientras que la red backhaul generalmente termina en una torre u otra ubicación clave de infraestructura cerca del borde del área de cobertura móvil, la capa de distribución lleva su red a las áreas de trabajo del equipo.

Normalmente, desde la torre hasta las estaciones de energía remotas u otras ubicaciones clave en el área de trabajo, la capa de distribución utiliza una tecnología de Punto a Multipunto (PMP). La red de distribución resuelve varios problemas y permite una escalabilidad significativa. Principalmente utilizamos productos PMP basados ​​en protocolos TDMA. TDMA maneja la carga de trabajo entre dispositivos de manera diferente al acceso basado en 802.11 de la capa de acceso de cliente. TDMA permite un intervalo de tiempo programado para que cada nodo hable, eliminando los problemas de congestión de la red inherentes al dominio de colisión 802.11.

Usando PMP, podemos descargar el tráfico de la capa de acceso de cliente lo más rápido posible, a un enlace altamente predecible, donde podemos reducir los cuellos de botella y aumentar el rendimiento. Además, los elementos de gran ancho de banda, como cámaras en el rajo, oficinas, etc., se pueden conectar directamente a la red de distribución sin afectar la capa crítica de acceso de cliente.

Dependiendo de la topología de la red, también se puede implementar una infraestructura de malla como parte de la capa de distribución, descargando el tráfico de la capa de acceso de cliente y liberando ancho de banda para los clientes móviles.