El impacto de las aplicaciones